• nov : 21 : 2017 - Cruz Roja Mexicana, Fundación AXA, Reacciona por la Vida y CESVI promueven la prevención de percances viales
  • nov : 21 : 2017 - Axalta presentó en Expo Transporte su línea de recubrimientos de alto rendimiento
  • nov : 21 : 2017 - La relación con el mundo digital le da forma a las predicciones de las Tendencias de Color Automotriz 2017/2018 de BASF
  • nov : 21 : 2017 - Nissan anuncia el fin de la producción de Tiida en México
  • nov : 21 : 2017 - ¡Llegó el KIA Soul más esperado!

Foto: GM Media.

Por: Emanuel Zúñiga, consultor

Efectuar la distribución del espacio interno de un almacén dentro de un Centro de Reparación es un proceso sumamente complejo que requiere de superar las restricciones de espacio físico edificado y las necesidades proyectadas de almacenamiento (necesidades futuras de expansión). Las decisiones que desde la puesta en marcha del Centro de Reparación se tomen respecto a la distribución general del almacén, deben satisfacer las necesidades del flujo de trabajo que permita la consecución de los siguientes objetivos:

  • Aprovechar eficientemente el espacio disponible
  • Reducir al mínimo la manipulación de refacciones
  • Facilitar el acceso a la unidad logística almacenada
  • Tener la máxima flexibilidad para la ubicación de productos
  • Facilitar el control de las cantidades almacenadas

Por ello, antes de organizar los espacios se debe analizar las siguientes necesidades:

  • Localización del almacén para la recepción y transporte de las refacciones, así como el equipo de transporte interno (carros porta piezas, elevadoras, montacargas y estantería) y el tiempo necesario para cada operación.
  • Características de las unidades a almacenar, tales como la forma, el peso, dimensiones físicas.
  • Cantidad que recibimos en suministro y frecuencia del mismo: diario, semanal, quincenal, mensual.

En todo almacén existen cuatro zonas que deben de estar perfectamente delimitadas, estas son: recepción, almacenaje, preparación de pedidos expedición o entrega. Es muy común encontrar que estas zonas se subdividan en una o varias áreas en función de las actividades que se realicen, el volumen de la mercancía, del número de entregas efectuadas, etc.

DISTRIBUCIÓN INTERNA DEL ALMACÉN

Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores respecto al flujo de refacciones, se puede implementar una distribución del flujo de refacciones en forma de “U”, de “T” o en línea recta para un Taller de hojalatería y pintura (HyP).

Distribución para un flujo en “U”

Entre sus principales ventajas podemos destacar:

  • Permite una mayor flexibilidad en la recepción y entrega de vehículos, no sólo en cuanto a la utilización de las facilidades que tengan, sino que a su vez permite utilizar el equipo y el personal de una forma más polivalente.
  • El acceso de la recepción no es el mismo que el acceso de entrega, con esto se evitan cuellos de botella entre proveedores y técnicos.
  • Da una mayor facilidad en la ampliación o adaptación de las instalaciones interiores, ya que se puede utilizar la altura del Taller de H y P.

  Distribución para un flujo en línea recta

Las características más importantes se derivan precisamente en la recepción de refacciones en camiones de gran tonelaje, tipo trailers, lo que obliga a unas características especiales en la instalación, mientras que otro puede ser simplemente una plataforma de distribución para vehículos ligeros (camionetas), cuando se efectúa. Indudablemente este sistema limita la flexibilidad, obligando a largo plazo a una división funcional tanto del personal como del equipo destinado descarga de vehículos y entrega de las refacciones.

Distribución para un flujo en forma de “T”

Este layout es una variante del sistema en forma de U, apropiado cuando la nave se encuentra situada entre carriles de circulación o 2 naves, porque permite utilizar entradas independientes.

Recomendaciones

El lay-out de un almacén debe evitar zonas y puntos de congestión, además deberá colocarse lo más cercano a las áreas de Carrocería y Mecánica, a la vez que debe poner los medios para obtener la mayor velocidad de movimiento; de esta forma se reduce por principio de flujo de refacciones el tiempo de trabajo. La distribución interior del almacén se hace conjugando la conexión entre las distintas zonas del almacén con las puertas de acceso, los obstáculos arquitectónicos (pilares, columnas, escaleras, restricciones eléctricas, etc.), los pasillos y pasos de circulación (pasos seguros). Sin embargo, los factores de mayor influencia en la planificación de las zonas interiores son los medios de manipulación y las características de las refacciones, aunque vale la pena aclarar que:

“Los flujos de refacciones deben condicionar el espacio a utilizar y nunca al contrario”.

Categorías: Administración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

IBIS




Banner PPG




Banner 3


Banner 3



Banner 3



Videos Relacionados