• nov : 21 : 2017 - Cruz Roja Mexicana, Fundación AXA, Reacciona por la Vida y CESVI promueven la prevención de percances viales
  • nov : 21 : 2017 - Axalta presentó en Expo Transporte su línea de recubrimientos de alto rendimiento
  • nov : 21 : 2017 - La relación con el mundo digital le da forma a las predicciones de las Tendencias de Color Automotriz 2017/2018 de BASF
  • nov : 21 : 2017 - Nissan anuncia el fin de la producción de Tiida en México
  • nov : 21 : 2017 - ¡Llegó el KIA Soul más esperado!

El aceite para la transmisión automática (ATF), es el más complejo de todos los fluidos lubricantes. No solamente este debe reducir la fricción para prevenir el desgaste como todos los lubricantes, sino que también tiene que permitir un cierto nivel de fricción para que los materiales de las bandas y embragues se enganchen suavemente sin desgaste prematuro. Adicionalmente el ATF debe ser compatible con todos los componentes de la transmisión, operar a baja y alta temperatura extrema y mantener un performance constante durante un extenso período. Los fabricantes trabajan constantemente para mejorar la vida útil de las transmisiones, reducir el consumo de combustible, reducir las emisiones contaminantes, mejorar el confort de marcha y la fiabilidad.

Funciones del aceite en la Transmisión Automática

  • Permitir un acoplamiento de los componentes en cada transmisión.
  • Transferir fuerza.
  • Circular rápidamente en el frío.
  • Lubricar todos los componentes.
  • Actuar como líquido hidráulico.
  • Disipar el calor generado.

Los Requerimientos para Fluido de Transmisión Automática

  • Ser compatible, no corrosivo con las piezas y materiales.
  • Mantener su estabilidad térmica.
  • Minimizar espuma y desgaste.
  • Estabilidad contra la oxidación.
  • Establecer valores de acoplamiento (en los embragues y bandas, en el embrague de anulación del convertidor de par).

Tipo de aceite

ATF TYPE A. El aceite ATF tipo “A” fue utilizado principalmente durante la década de los 50 y, por tanto, posee las características adecuadas a los modelos de la época. Tiene escaso poder antioxidante y no ofrece demasiada protección al desgaste.

ATF TYPE F. El aceite ATF tipo “F” está especialmente diseñado para modelos Ford y Jaguar de los años 80. Se caracteriza por ofrecer una alta resistencia a la oxidación y está especialmente pensado para modelos con transmisión automática y dirección asistida.

 Dexron. Fue introducido en el mercado a finales de los años 60, como el sucesor del aceite ATF Tipo-A. En un principio estaba destinado a vehículos con transmisión automática, pero con los años General Motors ha ido sacando nuevas versiones y adaptándolo a otras especificaciones.

Dexron V. Las licencias de General Motors para el uso de Dexron III expiraron en 2005, momento a partir del cual tan solo ofrece Dexron VI para sus modelos automáticos. Ofrece alta estabilidad térmica, funciona muy bien a bajas temperaturas y tiene gran poder antioxidante.

Mercon. Se trata de un fluido fabricado y puesto en circulación por Ford a finales de los años 80. Ha dado soporte a algunos modelos de la marca Ford, así como a algunas de sus filiales, como Lincoln o la desparecida Mercury.

Mercon V (“Mercon 5″). Una evolución del Mercon, capaz de dar soporte a las cajas automáticas más modernas. Sus grandes ventajas son su índice de resistencia a la vibración y su capacidad para ofrecer buen resultado tanto a altas como a bajas temperaturas.

ATF+3, ATF+4 (MS 7176 y MS 9602). Son usados principalmente por Jeep, Chrysler y Dodge. Está pensado para alargar la vida útil del embrague, gracias a su menor coeficiente de fricción.

SP-II, SP-III, SP-IV. Son aceites ATF especiales para las cajas automáticas de Mitsubishi. El uso de Dexron o de cualquier otro tipo de aceite ATF en los modelos de esta marca acortará sensiblemente la vida útil del sistema de transmisión.

 Toyota WS (World Spec). Se trata de un aceite que se caracteriza por su baja viscosidad. Está pensado para modelos automáticos de la marca Toyota.

En conclusión

Los automóviles modernos, incorporan una nueva generación de transmisiones automáticas que tienen por objetivo reducir el consumo de combustible, reducir las emisiones contaminantes, mejorar el confort de marcha y la fiabilidad.

Esta nueva generación de transmisión automática en los coches está dispuesta con complejos microprocesadores de control electrónico, y en la mayoría de los modelos se encuentran ubicados dentro de la cavidad de la caja de cambios en contacto con el ATF.

Es muy importante mencionar que el tipo de aceite que se debe a utilizar para cada vehículo depende de las especificaciones del fabricante, mismas que aparecen en el manual del usuario. Usar el tipo incorrecto de aceite puede afectar el funcionamiento de la transmisión, haciendo los cambios se efectúen con retardo o provoquen perturbaciones, lo que puede acelerar el desgaste de los componentes internos.

Categorías: Mecánica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

IBIS




Banner PPG




Banner 3


Banner 3



Banner 3



Videos Relacionados