• nov : 21 : 2017 - Cruz Roja Mexicana, Fundación AXA, Reacciona por la Vida y CESVI promueven la prevención de percances viales
  • nov : 21 : 2017 - Axalta presentó en Expo Transporte su línea de recubrimientos de alto rendimiento
  • nov : 21 : 2017 - La relación con el mundo digital le da forma a las predicciones de las Tendencias de Color Automotriz 2017/2018 de BASF
  • nov : 21 : 2017 - Nissan anuncia el fin de la producción de Tiida en México
  • nov : 21 : 2017 - ¡Llegó el KIA Soul más esperado!

Por: Alejandro Hernández Valeriano, consultor.

La administración del tiempo se puede definir como una manera de ser y una forma de vivir, y  hoy en día se considera al tiempo como uno de los recursos más importantes y críticos en los Centros de Reparación (CDR). Dentro de los cuales existen una gran cantidad de variables que intervienen en el grado de aprovechamiento de ese factor tan importante que llamamos tiempo.

El grado de aprovechamiento del tiempo está sujeto al diseño del flujo de proceso que mantiene cada CDR, habrá quien tenga un flujo bien definido con entradas y salidas controladas entre cada etapa y habrá quien no cuente con un flujo debidamente delimitado y controlado. Esto determina la cantidad de tiempos muertos que pueden existir en cada CDR; es decir, dependiendo de las características de cada taller, será el tipo y la cantidad de tiempos muertos.

Así habrá talleres que tengan tiempos muertos en hojalatería y habrá talleres que no los tengan. No obstante,  por muy definido que se tenga un flujo de reparación siempre habrá tiempos muertos necesarios, que son aquellos que como su nombre lo dice, son indispensables para realizar el proceso, como los tiempos de espera, puesta en marcha de maquinaria, secado de materiales, entre otros. Dependerá de cada taller que tan largo o corto sea ese tiempo muerto necesario o se puede dar el caso de que un CDR tenga tiempos muertos necesarios que no existen en otros talleres por el diseño de su estructura, instalaciones, recursos humanos o simplemente por su flujo de reparación.

Para la mayoría de los CDR el tiempo de espera es tiempo perdido. Sin embargo, no siempre es esto correcto, cuando en ocasiones hay ciertos periodos en el que uno realmente no está haciendo aquello para lo cual ha comprometido su tiempo, este en sí es verdaderamente tiempo perdido, por lo cual, no todo el tiempo de espera se pude considerar como tiempo perdido, sino como tiempo muerto necesario. Y los tiempos muertos casi siempre es lo primero que se debe de atacar cuando se empieza a implementar una estrategia de mejora de productividad. Estos lapsos pueden representar del 40 al 60 % de las causas de ineficiencia del proceso, por lo que resulta obvio atacarlos de forma inmediata, y para que esto funcione lo más recomendable es mostrar el tiempo muerto a todos los colaboradores en todo momento, y permitir que los líderes y técnicos tomen acciones correctivas necesarias.

Por lo tanto los tiempos muertos necesarios son aquellos tiempos que muy difícil mente se pueden eliminar por completo, porque siempre se va a necesitar de ellos para el proceso funcione, es decir, nunca se puede eliminar el tiempo de secado de un material o la espera de la entrada a un proceso cuando este tiene a todos los recursos ocupados así como la espera de un vehículo recién ingresado al taller el cual genera un tiempo muerto necesario, ya que  es muy difícil que entre directamente a la línea de producción de una forma inmediata.

Por estas razones es importante medir la duración y su frecuencia de los tiempos muertos necesarios y tiempos perdidos sin razón alguna, ya que muchos tiempos perdidos breves son tan perjudiciales como un tiempo perdido largo.

En el funcionamiento de cualquier proceso productivo se originan ciertas debilidades que es necesario detectar lo antes posible puesto que su existencia puede motivar pérdidas de calidad en la reparación de los

La claridad en el proceso productivo permite no incurrir en tareas repetidas y fases del proceso duplicadas por el desconocimiento de qué atribuciones tiene cada trabajador. Resulta necesario optimizar los recursos definiendo con nitidez el qué y el quién en los procesos administrativos y operativos del centro de Reparación.

Es responsabilidad del Centro de Reparación diseñar un proceso productivo que asegure la homogeneidad en las reparaciones de los vehículos para  que transmita la confianza de que cada proceso se desarrolla en el tiempo estipulado.

Categorías: Administración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

IBIS




Banner PPG




Banner 3


Banner 3



Banner 3



Videos Relacionados