• nov : 21 : 2017 - Cruz Roja Mexicana, Fundación AXA, Reacciona por la Vida y CESVI promueven la prevención de percances viales
  • nov : 21 : 2017 - Axalta presentó en Expo Transporte su línea de recubrimientos de alto rendimiento
  • nov : 21 : 2017 - La relación con el mundo digital le da forma a las predicciones de las Tendencias de Color Automotriz 2017/2018 de BASF
  • nov : 21 : 2017 - Nissan anuncia el fin de la producción de Tiida en México
  • nov : 21 : 2017 - ¡Llegó el KIA Soul más esperado!

El sistema de frenos es uno de los principales elementos de seguridad activa del vehículo, ya que dicho sistema permite disminuir o detener la marcha del vehículo a voluntad del conductor.

Cabe mencionar que los materiales de fricción como los las balatas (pastillas) y discos de freno requieren un mantenimiento periódico para determinar su vida útil, ya que están sujetos a desgaste o deterioro ya que con cada frenada, la fricción generada provoca un consumo de material, tanto por parte de las balatas como del disco.

Se recomienda revisar el sistema de frenos cada 15.000 a 20.000 kilómetros, si bien deberá realizarse inmediatamente cuando se produzcan ruidos o vibraciones.

Es importante mencionar que las balatas de freno están dotadas normalmente de un indicador de desgaste que señala el momento de la sustitución.

Las principales señales que indican el desgaste o deterioro de las balatas son:

  • El aumento de la distancia de frenado.
  • El aumento del recorrido del pedal de freno.
  • Ruidos o vibraciones al momento de frenar.
  • Disminución en el nivel del líquido de frenos.

El aumento de la distancia de frenado. Las causas más probables son que las balatas estén sucias o con impregnación de grasa o líquido de frenos, problemas con las balatas (que estén cristalizadas). También puede deberse a que los discos de freno estén dañados.

El aumento del recorrido del pedal de freno. Las causas pueden estar relacionadas con el líquido de frenos (fugas en el circuito, aire en el sistema o líquido de frenos en mal estado o con el nivel muy bajo) o las pastillas, si están muy desgastadas. en ese caso se recomienda sustituir las pastillas, y si es algo relacionado con el líquido de frenos o el sistema hidráulico. Normalmente habrá que limpiar o purgar el sistema y rellenar de líquido de frenos.

Ruidos o vibraciones al momento de frenar.  Primeramente si al momento de frenar se escucha ruido fuerte (roce metálico) puede deberse a un excesivo desgaste de la zona blanda de las  balatas que al estar en contacto con el disco se genera ruido fuerte, es importante mencionar que también la suciedad en las balatas (polvo, partículas metálicas…), genere ruido metalico. También puede ser causa de los discos, que estén en mal estado. De nuevo, ante estos síntomas conviene ir rápidamente a que le echen un vistazo.

Disminución en el nivel del líquido de frenos.  La disminución del líquido de frenos en el depósito, se debe a que las balatas conforme se van desgastando, el mismo líquido cubre el espacio que deja el pistón al salir, por lo tanto el líquido en el depósito disminuye,  pero también puede ser causado por pérdida de líquido de frenos (fugas en el circuito), líquido de frenos en mal estado o insuficiente, para tal caso será necesaria una revisión o mantenimiento preventivo.

En conclusión

Cualquiera de las señales antes mencionadas indicaran desgaste o deterioro de las balatas por lo tanto es importante realizar un mantenimiento preventivo de forma periódica cada 15.000 a 20.000 kilómetros, o bien deberá realizarse inmediatamente una revisión cuando se produzcan ruidos o vibraciones.

 

Categorías: Mecánica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

IBIS




Banner PPG




Banner 3


Banner 3



Banner 3



Videos Relacionados