• nov : 21 : 2017 - Cruz Roja Mexicana, Fundación AXA, Reacciona por la Vida y CESVI promueven la prevención de percances viales
  • nov : 21 : 2017 - Axalta presentó en Expo Transporte su línea de recubrimientos de alto rendimiento
  • nov : 21 : 2017 - La relación con el mundo digital le da forma a las predicciones de las Tendencias de Color Automotriz 2017/2018 de BASF
  • nov : 21 : 2017 - Nissan anuncia el fin de la producción de Tiida en México
  • nov : 21 : 2017 - ¡Llegó el KIA Soul más esperado!

 

Los vehículos tienen diferentes maneras por las cuales nos avisan que es necesario prestarles más atención, sin embargo, estas alertas no siempre son señales de fallas; una de estas alertas es la presencia de humo en el escape del vehículo.

Existen tres tipos de humo que se presentan en los autos, los cuales son humo azul, humo negro y humo blanco:

El primero que es el humo azul es el que nos representa una mayor preocupación, ya que está indicando la quema de aceite en el motor, esto significa que el aceite está llegando a cámara de combustión y esto se puede deber a distintas causas. Las principales son:

  1. Sellos de la guía de las válvulas desgastados.
  2. Anillos de pistón desgastados.
  3. Aceite de baja viscosidad.

En éste caso es necesario revisar el nivel de aceite constantemente ya que hay una pérdida del mismo y cabe la posibilidad de que llegue a quedarse sin aceite, y es imperativo llevar el auto a revisión con un especialista.

El segundo, es el humo negro que es el resultado de una mezcla rica, es decir, que se está quemando una excesiva cantidad  de combustible, que puede ser provocado por varias razones que pueden ser:

  • Un filtro de aire en mal estado.
  • Inyectores con fallas.
  • Problemas con los sensores relacionados con la inyección (MAF).
  • El regulador de presión de combustible.

En éste caso también se reflejará un poco o baja eficiencia del combustible, por lo que es necesario llevarlo a una revisión.

Por último está el humo blanco que en realidad no nos debe de alarmar, siempre y cuando sea en pequeña cantidad y conforme avancemos se disipe, ya que se debe a vapor de agua y no es debido a una falla del vehículo, sino es la condensación de agua en el sistema de escape.

 

 

Sin embargo, si en lugar de disiparse el humo blanco es más denso conforme avanza se puede deber a:

  • Consumo (evaporación) de refrigerante por un problema en la junta de la cabeza de motor e incluso por una grieta en el monoblock, lo cual puede provocar sobrecalentamiento en el motor.
  • También puede deberse a una fuga de líquido de frenos por el booster.

Si no se disipa el humo blanco en unos minutos, será de vital importancia para su motor llevarlo a revisión ya que puede o sobrecalentarse o quedarse sin líquido de frenos, según sea el caso.

Categorías: Mecánica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

IBIS




Banner PPG




Banner 3


Banner 3



Banner 3



Videos Relacionados