• nov : 21 : 2017 - Cruz Roja Mexicana, Fundación AXA, Reacciona por la Vida y CESVI promueven la prevención de percances viales
  • nov : 21 : 2017 - Axalta presentó en Expo Transporte su línea de recubrimientos de alto rendimiento
  • nov : 21 : 2017 - La relación con el mundo digital le da forma a las predicciones de las Tendencias de Color Automotriz 2017/2018 de BASF
  • nov : 21 : 2017 - Nissan anuncia el fin de la producción de Tiida en México
  • nov : 21 : 2017 - ¡Llegó el KIA Soul más esperado!

Por: Cristina González, Ing. en Transporte

El concepto de riesgo tiene diversos significados, en función del área de estudio que se trate, para éste fin entenderemos como riesgo a la posibilidad de experimentar ciertos eventos y las consecuencias derivadas de éstos.

Conducir es una actividad que hace frente a ciertos riesgos y con ello consecuencias no deseadas, pero también ofrece la posibilidad de identificar dichas circunstancias. Por ejemplo, un conductor antes de salir a carretera realiza una inspección del vehículo e identifica que los niveles son bajos, al realizar ésta inspección está detectando anomalías que pudieron afectar la conducción segura y con la revisión disminuyó el riesgo. En contra parte, el riesgo aumenta si no se revisan los niveles.

Sin embargo cada conductor pondera las diversas posibilidades que se presentan mientras conducimos o detenemos el vehículo por diversas causas; ya sea en zonas urbanas o en carretera, y con ello se toman decisiones que en muchas ocasiones nos ponen en riesgo, sin saberlo. Un ejemplo claro en la evaluación del riesgo es cuando un conductor decide estacionarse o detener su vehículo de manera inadecuada sobre la vía o en acotamiento.

Al respecto, el Reglamento de Tránsito en Carreteras Federales, menciona en el artículo 129 que “Cuando se pare o estacione un vehículo deberán observarse las siguientes reglas:

1.- El vehículo deberá quedar orientado en el sentido de la circulación, con las ruedas paralelas a la orilla de la vía, excepto cuando se disponga el estacionamiento en ángulo…”

Esta disposición reduce la posibilidad de que exista un choque entre dos o más vehículos, resaltado que el vehículo que impacte al vehículo estacionado será el responsable del siniestro debido a que no guardó la distancia prudente para reaccionar y evitar el impacto, rompiendo así uno de los principios básicos del manejo defensivo: mirar lejos; sin embargo todo se concibe desde el momento en que no se señaliza la situación de emergencia y el riesgo se incrementa en condiciones nocturnas y habrá que agregar la densidad vehicular, que de acuerdo con el estudio “Análisis de la Probabilidad de Accidentes Vehiculares, en un Modelo Propuesto de Flujo de Tráfico Vehicular a Multi-Carril del Instituto Politécnico Nacional, se determina que existe una probabilidad del 28% de sufrir un accidente con baja densidad vehicular, por lo que al menos se presenta dicha probabilidad si estacionamos inadecuadamente nuestro vehículo en el acotamiento o en la vía.

Por lo que aun por causas de fuerza mayor, los conductores paren en la superficie de rodamiento de una carretera, deberán ocupar el mínimo posible de dicha superficie, dejando una distancia de visibilidad suficiente en ambos sentidos. De inmediato, el conductor responsable colocará sobre la vía los dispositivos de advertencia reglamentarios, como a continuación se indica, conforme el artículo 132 del RTCF:

  1. Si la vía es de un solo sentido, se colocará un dispositivo a 30 m. hacia atrás, en el centro del carril que ocupa el vehículo.
  2. Si la vía es de circulación en ambos sentidos se colocará, además, otro dispositivo a 30 m. hacia adelante, en el centro del carril que ocupa el vehículo.
  3. Si el vehículo tiene más de 2 m. de ancho, deberá colocarse atrás de un dispositivo adicional a no menos de 3 m. del vehículo y a una distancia tal que la orilla derecha que la superficie de rodamiento que indique la parte de ésta que esté ocupando el vehículo.
  4. Cuando no hubiere sido posible estacionarse más de 150 m. de una curva, cima u obstrucción para la visibilidad, el dispositivo de advertencia hacia la curva, cima u obstrucción, se colocará a una distancia de 30 a 150 m. del vehículo, de modo que advierta a los demás conductores del peligro.

Por lo tanto es importante visualizar riegos durante la conducción y uno de ellos es estacionarnos de manera de manera adecuada, ya sea obstruyendo el carril o invadiendo carril ya que en combinación con un conductor distraído, el accidente es inevitable.

Recomendaciones

  • Si por casusas de fuerza mayor tuviera que detenerse, ubique un lugar recto con visibilidad en ambos sentidos.
  • Antes de salir de casa, revise su kit de emergencia compuesto de triángulos de seguridad, llanta de refacción, herramienta y de ser posible una lámpara, chaleco reflectante y banderas o trapos llamativos.
  • Adquiera un chaleco con reflejantes, para que al descender de su vehículo sea visto por los demás automovilistas.
  • Encienda las luces intermitentes.
  • Si va acompañado resguarde a sus ocupantes.
Categorías: Seguridad Vial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

IBIS




Banner PPG




Banner 3


Banner 3



Banner 3



Videos Relacionados